Terapias Naturales

Cuando un elemento externo agrede nuestro cuerpo, NUESTRAS MANOS, automáticamente, se dirigen hacia la parte afectada, siendo su primer impulso friccionar la zona dolorida, haciendo que la molestia desaparezca.

El primer acto instintivo de la madre es acariciar a su hijo para tranquilizarle.

Asi como las manos son portadoras de energía que calma, los pies son poderosos receptores capaces de canalizarla.

Consulta precios de los tratamientos con nosotros y concierta una CITA, ¡cuidate regalándote SALUD!