Muchos son los especialistas que señalan que practicar yoga durante el embarazo no garantiza un parto corto y sin dolor, pero SI  es una buena manera de mantenerse en forma durante el embarazo  y  de ayudar a la mujer a estar preparada para cuando llegue el momento.

Con la practica asidua de yoga durante el embarazo:

*Se adquiere mayor flexibilidad y elasticidad , sobre todo en la cadera y pelvis. Las asanas van dirigidas especialmente a favorecer la apertura y relajación de la región pelviana, favoreciendo que el bebe se coloque de forma adecuada.

*Se fortalecen las piernas y los tobillos. Mejorando la circulación sanguínea en las piernas y evitando la retención de liquidos.

*Se fortalecen todos los musculos del cuerpo, preparándose especialmente para el momento del parto y postparto.

*Se adquiere habilidad para relajarse y controlar la respiración durante el parto .

*Favorece la corrección postural.

*La recuperación tras el parto es más rápida.

*Incrementa tus niveles de energía y bienestar, mejora la calidad del sueño.

 

 

 

 

Rosa, instructora del programa MamiYoga, Universo Yoga Salamanca