El sonido de los Cuencos Tibetanos sirve para equilibrar los planos físico, mental y emocional.
Sus sonidos son puros, intensos y guardan un misterio particular capaz de transportar, a quien los escucha, a una experiencia difícil de explicar con palabras. Una experiencia para transitar y disfrutar con todo el cuerpo. Actúan despejando la mente, destrabando bloqueos emocionales.
Facilita, a la persona que los vivencia, encontrar un estado de relajación profunda. Poder desprenderse durante ese momento de los problemas cotidianos y de conectarse consigo mismo.

 

Beneficios del sonido de los cuencos

  • Relajación profunda – Equilibrio de los hemisferios cerebrales (aumento de las ondas alfa o meditación).
  • Armonización celular.
  • Alivio del estrés y la ansiedad.
  • Mejora de la concentración.
  • Mejora de la creatividad.
  • Mejora de la visión (física, mental y espiritual).
  • Fortalecimiento del sistema inmune.
  • Alivio de dolores de cabeza.
  • Aumento de la energía por medio de la estimulación del líquido cefalorraquídeo.
  • Equilibrio y limpieza de los chakras (y órganos y glándulas correspondientes) y del aura.
  • Limpieza del entorno

En su interpretación, Lorenzo Cerezo utiliza más de 40 cuencos compuestos por una aleación de 7 metales relacionados con las esferas planetarias. Con estos sonidos procedentes de las esferas ayudamos al trabajo interior de autoconocimiento y desarrollo personal. Su sonido produce en el elemento agua formas geométricas exactas. Estas formas repercuten sobre nuestro organismo líquido, armonizando así la parte acuosa de las células. Los sonidos tienen la capacidad de armonizar el cuerpo físico a nivel celular.

Aportación: 10 euros.
Hasta completar aforo

 

concierto cuencos tibetanos