Testimonio: María Alegría Hernández, alumna y amiga de Universo Yoga Salamanca.

Cuando te diagnostican una enfermedad rara, en mi caso Esclerodermia, el “no se puede hacer nada” era lo habitual en cada visita…
Entras en esa espiral que va desde el odio que nos lleva a ninguna parte, la rabia que cuanto estrés nos provoca y tanto daño nos hace; ese miedo que nos paraliza impidiéndonos avanzar culpando a todo y a todos.
 

Retiro-Yoga231

En la foto: Alegría Hernández. Retiro de Yoga Mayo 2013. Sierra de Béjar.

 

 

 …Y de cómo podemos cambiar…

Aprender a convivir con la enfermedad con el dolor; con una sonrisa es mejor.
Es fácil no, pero se puede.
Que no puedes correr, caminar te dará la oportunidad de disfrutar tantas cosas
bonitas que nos rodean.
Uno de mis médicos y en mi Asociación ADEC me aconsejaron la práctica de Yoga

Retiro-Yoga117

En la foto: Alegría Hernández practicando Chaturanga Dandásana, postura del Plano Inclinado. Yoga al aire libre.

La práctica de Yoga ha dado elasticidad a mi rígido cuerpo, mi circulación ha mejorado
aumentando así mi temperatura evitando brotes de  Raynaud además de ayudarme a
controlar mejor mi fuerte carácter y hace que me sienta interiormente feliz.

Ver cuáles son cada día mis prioridades. (No es más rico el que más tiene)
Poner buena cara al mal tiempo despegarnos de las tristezas y disfrutar de cada día.

Porque creo que la vida es como una “ROSA” si no la cuidamos pronto se marchita.

imagen flor

 Por María Alegría Hernández, Salamanca.