Este verano tuve la gran oportunidad y la enorme suerte de poder hacer un viaje muy especial (interior y exterior) viajé a los Campamentos de Refugiados Saharauis en Tinduf (Argelia) y trabajé allí en un proyecto precioso: Yoga en el Sáhara, junto con María Oa.

La situación actual en los Campamentos de Refugiados Saharauis es muy dura: sin agua corriente ni luz, los alimentos escasean, las medicinas son prácticamente imposibles de conseguir, las condiciones climáticas muy especiales con cambios muy bruscos de temperatura entre el día y la noche, y en verano se llegan a alcanzar  hasta los 50 ºC. Apenas hay vegetación y los animales que conviven con la población saharaui son únicamente las cabras, los camellos y los escorpiones…

Con este panorama y con un montón de niños que tienen que afrontar allí el verano, en estas condiciones extremas, decidimos llevarles con el Yoga una ráfaga de aire fresco….
El Yoga no entiende de fronteras ni de conflictos, ni de guerras, ni de idiomas, ni religiones, ni edades, ni colores, ni sexos. El Yoga es Unión, es Amor, es Energía, es Luz!!

Una experiencia maravillosa en la que recibimos mucho más de lo que nosotras pudimos dar…

Agradecimiento especial a la Asociación Rimal Sáhara Tormes (www.rimalsahara.com) por su pequeña gran labor allí y aquí, y a todos los cooperantes que luchan cada día por un Mundo un poquito Mejor…..

Feliz dia y buena práctica de Yoga! ♥

“Un verdadero yogui es un ser que se da cuenta de lo que ha recibido y quiere ponerse al servicio de la sociedad para colaborar en el impulso de desarrollo de la humanidad”.Lula Cañas

 

Almudena Ovejero, Universo Yoga Salamanca